viernes, 29 de septiembre de 2017

Autonomía en la pareja: Clave para una relación sana

Para todos es conocido que cuando comenzamos una relación parece que “todo es maravilloso”. En plena fase de enamoramiento aparecen procesos de idealización de la pareja. Esta nueva persona que entra a nuestra vida aparece como central, parece que casi todo gira en torno a ella. Y es así porque comienza a generarse un vínculo amoroso. No obstante, una vez pasamos esta fase, la relación comienza a estabilizarse y podemos empezar a percatarnos con mayor facilidad de diferencias, defectos, echamos de menos tiempo para nosotros… Como tratemos estos componentes será esencial en como se desarrolle la relación.

En toda relación personal, pero sobre todo en las relaciones de pareja, debemos partir de que cada persona ha tenido una historia de aprendizaje diferente. Cada miembro de la pareja ha vivido y crecido de manera diferente. Podrá tener costumbres, hábitos, aficiones y gustos que se parezcan más o menos a los nuestros.

Para establecer una relación sana, será esencial respetar estas diferencias y que ambas partes conservéis vuestra propia autonomía. Todas las personas necesitamos nuestro espacio personal, en el que cultivarnos a nosotros mismos y estemos por y para nosotros mismos. Si dejamos de lado esta parte fundamental y necesitamos a la pareja para todo lo que hacemos, estaremos cayendo en un importante proceso de dependencia emocional y desigualdad en la pareja.

Mantener nuestra autonomía quiere decir, por un lado, no traicionar nuestros gustos, nuestros sueños, nuestras ambiciones, o abandonar nuestro círculo social en deferencia de lo que desee la otra persona. Por otro, significa también aprender a tener nuestro espacio y a sentirnos cómodos en él. Esto permitirá que ambas partes se sientan respetadas y al mismo nivel. Nos permitirá también cultivarnos a nosotros mismos y sentirnos más seguros. Y en conjunto, fortalece a la pareja al componerse de dos personas que tienen su autonomía y quieren estar juntas, con ambiciones y deseos, al mismo nivel.

¿Cómo podemos hacerlo? Cuidando las diferentes áreas de nuestra vida que eran importantes antes de comenzar la relación. Amistades, familia, ocio, aficiones, trabajo, sueños, metas… Permitirnos tener nuestro espacio en estas áreas, aunque muchas otras veces participe nuestra pareja de muchas de ellas; no son incompatibles. Comunicarnos abiertamente, con sinceridad y empatía sobre todo esto fomentará ese vínculo sano que queremos conseguir.

Por supuesto, sabemos que estamos partiendo de una relación de pareja. En función del funcionamiento de cada uno  y de la pareja en sí, es tarea de ambas partes lograr un equilibrio para lograr funcionar conjuntamente de manera óptima, sin perder la autonomía, y cultivando la relación y el camino conjunto día a día.

Si necesitáis orientación, no dudéis en poneros en contacto con Martínez Bardaji psicología y salud,


Estaremos encantadas de ayudaros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario